Rosquillos de Semana Santa

Ingredientes

 

5 Huevos / 1 Cáscara de limón

1 Ralladura de naranja / Azúcar

Harina / 1 Sobre de levadura

Canela/ Aceite de oliva / Una pizca de sal

Elaboración

1.- En una sartén,  con abundante aceite de oliva virgen desahumamos  el aceite con una cáscara de limón. Para ello, antes de que el aceite esté tostado,  se echa la cáscara de limón y cuando este tostada, la sacamos.

2.- En una fuente honda, cascamos los 5 huevos y comenzamos a batirlos enérgicamente, junto con una pizca de sal, la ralladura de 1 naranja y un poquito de canela en polvo.

3.- Añadimos, después, 3 cucharadas de aceite (del que hemos desahumado) por cada huevo y 3 cucharadas de azúcar por cada huevo.

4.- Hemos ido agregando  la harina y la levadura. La cantidad de harina que hemos puesto ha sido de 20 cucharadas (con colmo). Para que veáis lo que es una cucharada con colmo os dejo la foto de mi tita con una cuchará en la mano.

5.- Dejamos que la masa repose unos 15 minutos.

6.- Comenzamos a trabajar la masa. Como veis la masa está muy tiernita y ese es el síntoma de que nos van a salir unos rosquillos de primera. Para darles forma agarramos un pegotón de masa y le metemos el dedo, nos ayudamos con harina que hará que les demos forma a nuestros rosquillos mejor.

7.- Es mejor que hagamos todos los rosquillos de una vez, porque según los sacamos, tenemos que escurrirlos y rápidamente, pasarlos por azúcar. Si los pasamos por azúcar cuando estén fríos, los rosquillos no tomarán el azúcar.

8.- Cuando el aceite esté muy caliente comenzamos a freírlos.

9.- Los vamos sacando y los ponemos en papel absorbente y los pasamos por azúcar.

En cuaresma, todos los años mi tita Vitoria y mi madre se preparaban para hacer rosquillos. Era todo un ritual. Entre risas y bromas iban recordando, que ingredientes llevaban. Siempre recordaban la anécdota de la primera vez que hicieron, juntas, ‘pacuecas’:  no paraban de añadir harina y  agua hasta conseguir la masa necesaria. Las pacuecas esa primera vez no salieron, pero se lo pasaron fenomenal. Aún, hoy, mi tita lo recuerda con todo el cariño. Esta tarde, mi tita me ha ayudado a hacer estos rosquillos, de hecho, los ha hecho prácticamente ella, yo me he dedicado a hacer las fotos y a escucharla. Es bonito reunirse con la familia, la cocina es un lugar propicio para ello. Además de mi tita, he tenido otros dos ‘pinches’: mi hijo, al que le gusta mucho la cocina y tiene muy buena mano para ella y mi nietecillo, que es un trastejo de 3 añitos que le encanta meter las manos en todas partes,  preguntar y hablar sin parar.

Anuncios

9 pensamientos en “Rosquillos de Semana Santa

  1. esta receta tiene muy buena pinta, tomo nota porque es una receta de las antiguas de toda la vida, y esas son las buenas, ademas ya veo a tu tita con las manos en la masa y con eso ya lo digo todo, Un saludo preciosa,

  2. por favor me puede aclarar algien que es desahumar pues es la primera bes que leo esa palabra y no ce que sinnifica ….yo hago unos roscos parecidos pero los paso al final oor asucar glas con canela quedan muy bien y se gasta mucha menos asucar

    • Desahumar es cuando el aceite ya está muy caliente y lo primero que echamos en él es la cáscara de limón o naranja, con ello conseguimos darle un suave sabor a naranja o limón al aceite, y a la vez evitamos que éste se requeme.
      Espero haberte ayudado.
      Un saludo
      Manuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s