Bizcocho con limón y sésamo

Ingredientes

Es el típico bizcocho de yogurt, aquí tenéis el enlace. Las novedades de este bizcocho son las siguientes:

1.- El azúcar que he utilizado es azúcar moreno.

2.- Otra novedad es que he puesto sésamo en la mezcla. Las pintitas que veis en la anterior foto son el sésamo.

3.- He puesto la ralladura de dos limones y esos mismos limones los he troceado y los he puesto en la base del molde antes de verter toda le mezcla del bizcocho. Al dar la vuelta al bizcocho, quedarán en la parte de arriba.

3.- Ponemos la mezcla en el molde, previamente, untado con harina y mantequilla para que no se agarre. Lo metemos en el horno durante 1,40 minutos a 175 grados. Ya sabéis que la temperatura es orientativa y que depende de cada horno.  Pasado este tiempo, sacamos nuestro bizcocho del horno y esperamos que se enfríe antes de desmoldar.

Delicioso y nos sentará muy bien con un café o chocolate caliente o frío. Encontrarse el sésamo es una sensación muy agradable para mi. No es un bizcocho especialmente dulce , ya que el azúcar moreno es menos dulzona que la blanca y el limón liga muy bien con ella.

Una canción de Ismael Serrano, ‘amores imposibles’. Disfrutad del día!

Bizcocho de Espelta, con Nueces, Pasas y Piñones.

La espelta está emparentada con el trigo común, y parece, que ya se cultivaba en las civilizaciones más primitivas, como se ha podido documentar en restos arqueológicos. Así, está demostrado que, la espelta, ya era un alimento básico del hombre hace más de 7 mil años.
La espelta (Triticum Spelta y Triticum Diccocum) es una subespecie del trigo. Se diferencia por su cáscara, muy difícil de eliminar, y que le confiere una gran resistencia a plagas y enfermedades, lo que lo hace un cultivo de cereal, ideal para el cultivo ecológico, por su resistencia natural, sin necesidad de acudir a transgénicos ni a plaguicidas. Además contiene un mayor porcentaje de hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y fibra.

Tras la introducción, en la que aclaro lo que es la espelta, y aprovechando, que tenía en casa este tipo de harina para hacer pan, quise experimentar para ver como resulta en un bizcocho.  Este es el resultado.

Ingredientes:

  • Harina de espelta
  • 3 huevos
  • Aceite de Oliva
  • Levadura 1 sobre
  • 1 yogur
  • Azúcar
  • Nueces y Pasas

Sigue leyendo

Bizcocho blanco y negro con frutas chocolateadas

Ingredientes

Yogurt griego / Harina /Fresas

Aceite de oliva / Azúcar moreno y blanca

Chocolate fondant / Chocolate para postres

2 Sobres de levadura / Huevos / Limón

Elaboración

1.- La masa blanca del bizcocho es la famosa receta del bizcocho de yogurt, pincha aquí y la tienes.

2.- La masa de chocolate es la misma receta, pero además de los ingredientes del bizcocho anterior, he fundido chocolate para postres y lo he agregado a la masa. El azúcar, que he empleado para hacer la masa de chocolate, ha sido la morena. Todo lo he mezclado muy bien hasta conseguir una masa homogénea de chocolate.

3.- El siguiente paso es mezclar las dos masas. Para ello, he puesto en el molde de silicona, que previamente he untado con mantequilla y azúcar moreno, las masas alternándolas: un poco de masa blanca, un poco de masa de chocolate, así hasta acabar con ambas.

4.- Meter el molde en el horno. Previamente lo he calentado a 175º. Cómo  el volumen  del bizcocho que vamos a cocinar es el doble del que tenemos en la receta del enlace, lo he dejado 60 minutos. He puesto la rejilla en la parte de abajo del horno con calor por arriba y por abajo.

5.- Mientras el bizcocho estaba en el horno, he preparado las frutas con chocolate. Para ello he fundido el chocolate fondant; lo he hecho en el microondas durante 1,5 minutos. He lavado las fresas y las he untado con el chocolate, las he colocado en una rejilla hasta que el chocolate se ha solidificado.

6.- Pasados los 60 minutos he sacado el bizcocho del horno.

7.- Ahora toca decorarlo. Lo he decorado con azúcar glass y con las frutas de chocolate en el centro. Alrededor he colocado fresas cortadas por la mitad.

 

 

Bueno, creo que el esfuerzo ha merecido la pena! Está riquísimo!!!!.  He hecho este bizcocho en casa de mi hijo, como ya os he dicho varias veces, me encanta cocinar con él. En la realización de la masa también ha intervenido mi nietecillo, él se ha empeñado en probar el chocolate fundido y en’ mover la masa’. La verdad es que es muy gratificante y divertido ver como el peque quiere hacerlo todo.

Como os he dicho, yo he untado el molde con mantequilla y azúcar, pero no os lo aconsejo. Es mejor hacerlo con mantequilla y harina, porque el azúcar al calentarse se derrite y me ha costado un poco desmoldarlo.

Espero que os guste, yo me he divertido mucho mientras lo estaba haciendo y todos hemos disfrutado comiéndolo!.

Bizcocho de naranja y yogur

Ingredientes

1 yogur / 3 huevos

1 medida de yogur de aceite de oliva / 2 medidas de yogur de azúcar

3 medidas de yogur de harina / Mantequilla

1 sobrecito de levadura en polvo o polvo de hornear / 1 naranja

Elaboración

1.- Rallamos la cascara de naranja.

2.- Ponemos el yogur en la fuente donde vayamos a realizar la masa.

3.- Mezclamos los 3 huevos con las 2 medidas de azúcar. Yo primero he batido las claras solas, las he dejado a punto de nieve y después les he añadido las yemas, posteriormente las he mezclado con el yogur y la medida de aceite.

4.- Posteriormente he puesto la harina y la levadura y las he mezclado bien dándole mucho aire a la masa para que saliera más esponjosa.

5.- Por último he añadido la ralladura de naranja. De nuevo he mezclado todo y lo he puesto en el molde, que antes he untado con mantequilla y harina para que sea más fácil desmoldar el bizcocho.

6.- Echamos la mezcla en el molde y horneamos durante 35 minutos a 180 grados. Antes de poner nuestro bizcocho en el horno lo hemos calentado a 180 grados.

En casa casi siempre había bizcocho casero. Mi madre era diabética y no podía comer dulces, pero cuando hacía el bizcocho siempre probaba un poquito. Cuando yo era adolescente, que empecé como todas las adolescentes a decir que estaba gorda, mi madre siguió haciendo bizcochos y a mis amig@s  les encantaba el bizcocho  que mi madre preparaba.  Siempre que mis  amigas Mari Angeles  o Manoli venían a casa a estudiar, mi madre, a media tarde, nos traía un vaso de leche y un trozo de bizcocho; decía que teníamos que reponer fuerzas porque trabajábamos mucho con la cabeza. Estudiábamos en la habitación que había en el patio, mi madre la preparaba con un buen brasero de picón para que no pasáramos frío.

Ha pasado mucho tiempo desde entonces y esa habitación hoy no es una habitación de estudio, el cuartichín,  (posteriormente don cuartichín) como la llamábamos, se ha convertido en un cuarto que mi hijo, con gran cariño,  está preparando para que mi nieto juegue. Allí he reído con mis amig@s, hice todo tipo de experimentos, estudié,  me enamoré, imaginé,  lloré… pero sobre todo en esa habitación he compartido y me he reído.  Ahora me ilusiona y encanta ver a mi nietecillo correteando y enseñándome sus ‘tesoros’, que guarda en una gran cesta de cuadros. Para el peque preparé estos ositos de bizcocho.